El final del verano

Aunque siga haciendo un calor de la muerte, la sensación de que el final del verano llegó está instalada en nuestras mentes.

Vuelta a casa, al trabajo, a las rutinas y lo más duro… a programar el despertador.

Como sabes, Septiembre es uno de mis meses favoritos. Vivo en la nostalgia de la infancia, de estrenar cuaderno y lápices de colores. De olor a libros nuevos y forrar la carpeta con fotografías de la Super Pop.

Ahora todo eso se sustituye por un proyecto nuevo que también estrena libreta y algún boli 😉 La ilusión es más grande y los nervios no son equiparables a los del primer día de clase. Esta nueva aventura es una mezcla de terror y felicidad. Es difícil de explicar. Por un lado no quería que el verano terminara porque debía enfrentarme a todos esos miedos, por otro lado quería que comenzara Septiembre para salir a la palestra y contarte todo lo que he aprendido durante este tiempo y quiero enseñarte.

Septiembre va a ser un mes de trabajar duro pero también de jugar mucho.

¡Feliz Septiembre!

NOTA: Si estás con depresión postvacacional y con nostalgia del verano mejor no le des al play.

feliz septiembre

septiembre

Hello!!

Aquí estamos de nuevo! Casi podemos decir que el verano ha terminado, parece mentira que me de pena pensar en su fin, yo que soy más del frio que del calor! pero ha venido tan de golpe que no me ha dado tiempo a despedirme del bikini!

Estos tres meses han sido especiales y diferentes para mi. Acostumbrada siempre a trabajar los meses en que todo el mundo estaba de vacaciones, ha sido un poco raro estar este año en la misma situación que casi todos los mortales! Y como no se si se volverá a repetir, he aprovechado al máximo para hacer todo aquello que en ese momento me apetecía hacer, sin remordimientos, sin ataduras …

Pero con la llegada de Septiembre, las cosas cambian un poco. Óliver comienza en breve el cole (de mayores!), Juan ha empezado a trabajar y yo reanudo el proyecto empresarial, que hasta el momento había dejado aparcado. Vuelta a lo que se podría decir la normalidad, en mi caso con ilusión y ganas, en el caso de Juan no tanto Lengua fuera

Hace un tiempo escribí en el blog que para mi septiembre es como el primer día del año. Te planteas nuevos proyectos, retomas los que habías dejado de lado, vuelves a poner en marcha la agenda, esta vez con apuntes más serios y horarios establecidos, abandonas un poco el modo improvisación y recuperas el modo organización. Un poco lo que se hace cada 1 de enero no?. Así que ¡feliz año nuevo para todos! ¡feliz septiembre!, ¡feliz vuelta al cole, al trabajo, a la rutina!, ¡feliz vuelta a retomar proyectos aparcados !!!

Foto cortesía de Pinterest