Que las mujeres somos muy exigentes con nosotras mismas es un hecho. Creo que no me equivoco cuando digo que la mayoría cambiaríamos algún aspecto de nuestro cuerpo. Que si unos kilos de menos, que si más pecho, que si el pelo liso en vez de rizado, una nariz más fina, vientre plano, etc.  Se habla mucho de aceptarse tal y como eres. Pero seamos realistas: es difícil. No imposible, pero difícil. En mi caso, y hablando de aspecto físico me encantaría no tener vitiligo, tener el pelo liso y ...