El hábito de leer

el_hábito_de_leer

Recuerdo el verano del 2015 como el verano que más libros devoré. Había recuperado el hábito de leer y no podía sentirme más feliz y satisfecha.

Me había enganchado de nuevo a la droga de devorar páginas y páginas y pensé que mi adicción no se terminaría nunca. Estaba feliz por ello.

Sin embargo, al finalizar el verano y volver a casa la adicción se adormeció por el cansancio y la falta de tiempo libre. Cuando antes de dormir quería dedicar un rato a leer, el sueño podía conmigo y los libros se fueron acumulando sobre la mesilla de noche.

Si hay algo que añoro desde hace meses es volver a leer. Diariamente. Un libro que me transporte a otros mundos, donde conozca a personajes con los que me iría a tomar un café o de los que huiría si me cruzara por la calle. Devorar libros como el verano pasado y sentir esa angustia cuando termina el libro y no quieres que termine, o esa alegría cuando te llega uno nuevo y lees las primeras palabras. 

Read More