Diario

malditas mentiras

Imagino que como todo el mundo, soy una persona que odia las mentiras. Pero hay mentiras que se pueden “entender”. Como por ejemplo, la mentira de un niño para librarse de un castigo. Aunque está mal también, y se le debe enseñar que debe ser responsable y consecuente de sus actos… se entiende. Es como las mentiras que hemos dicho alguna vez al agente de tráfico para libarnos de una multa y un par de puntos menos Guiño yo las veo similares.

mentiras

Yo hablo de las mentiras que se dicen para hacer daño a una persona, las que se dicen para hacer sentir mal a alguien. No las entiendo, no las soporto, las odio y esas personas que utilizan el recurso de la mentira para hacer mal, deberían ser castigadas con, por ejemplo, una cagada de paloma en la cabeza todas las mañanas de camino al trabajo.

Conozco varias personas que dicen ese tipo de mentiras y, por circunstancias o porque soy mejor persona, me callo y no grito a los cuatro vientos ¡¡MENTIROS@!!. Quizá tendría que empezar hacerlo, porque mis tensiones se reducirían, pero tampoco creo que dejaran de hacerlo porque yo les “he pillado” con semejante comportamiento rastrero.

Cuando me han colado una mentira de esas, que al final se terminan sabiendo (se pilla antes a un mentiroso que a un cojo) lo primero que se me viene a la cabeza es ¿POR QUÉ? ¿QUÉ NECESIDAD?. En principio no entiendo nada, lo veo innecesario, ilógico, después ya me queda una sensación de lástima hacía la persona mentirosa porque no lo sabe hacer de otra forma, no lo quiere hacer de otra forma y no parece que tenga intención de cambiar la forma porque repite la acción varias veces. Así que pena, penita, pena que me da.

Aunque duela, prefiero una verdad que me toque las narices, que una mentira sin motivo para hacer daño. La verdad te hace pensar, recapacitar incluso rectificar si lo crees necesario. La mentira porque sí, te deja un mal sabor de boca inmerecido. Y si no sabes si hacer una cosa u otra … mejor boca cerrada. A veces es mejor así.

mentiroso

Foto 1 vía http://pasionesdeunalunatica.blogspot.com/

Foto 2 vía http://conyunturaeconomica.com

6 Comments

  1. David Tutusaus

    febrero 22, 2012 at 16:00

    Yo también conozco a unos cuantos!!!! Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!
    No los necesito en mi vida!!!
    Felicidades por tu blog!!!

    1. desdelprobador

      febrero 22, 2012 at 18:45

      Guapisimo!! Bienvenido a Desde el Probador!
      Los mentirosos fuera de nuestras vidas ¿verdad?
      Jajjajaj,me ha hecho mucha ilusión tu comentario
      Besazos

  2. LF

    febrero 22, 2012 at 19:52

    Yo es que creo que hay gente que no puede controlarlo, es como una enfermedad descontrolada, porque no le encuentro sentido a mentir sabiendo que te van a pillar.

    Saludos, guapa.

    L.F.

    1. desdelprobador

      febrero 22, 2012 at 23:00

      Aveces también pienso que es una enfermedad, otras veces pienso que son malas personas …
      Un abrazo! guapa tú 😉

  3. VdelC

    febrero 22, 2012 at 21:20

    Bueno, bueno.. Las mentiras de tu niño empezarán a molestarte también cuando tenga 15 años y te enteres de que se ha tirado toda la noche de marcha en vez de en cada de su amigo estudiando, como te dijo jajajaja… Al final, estas te dolerán más que las que te dicen por hacer daño, porque las que te dicen por hacer daño acaban no afectándote… Además, cuando descubres que alguien te miente intencionadamente dos veces seguidas, ya no conseguirá engañarte nunca más jejejeje… Por cierto, amo tu blog, el contenido y la estética, te ha quedado genial!! Muuuak

    1. desdelprobador

      febrero 22, 2012 at 22:58

      La verdad es que las mentiras de mi nene me dolerán, tengo que empezar a prepararme para ese momento,aunque primero quiero investigar si cabe la posibilidad de que me diga la verdad. Seguro que la hay.
      Mil gracias por tus palabras bonitas! que una señorita como tú, con tu curriculum me diga esto me da un subidón!! 😉
      Pa’ cuando la boda?? ya me cuentas
      Besazos

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.