¡Hola primavera!

hola-primavera

Ains, cada año me pasa lo mismo… llega la primavera y el cuerpo me va como más lento, salir de la cama por las mañanas me cuesta horrores y voy pidiendo permiso a un pie para echar el otro.

Y, sinceramente, no me puedo permitir este estado de zombi por la casa porque el trabajo se me va acumulando sobre la mesa y la sensación de “estar perdiendo el tiempo” me molesta bastante.

Las vacaciones de Pascua fueron genial. Me tome los días de descanso que necesitaba, disfruté de Óliver y de mi marido, salí a pasear mucho, alguna mañana desayuné fuera de casa y alguna otra me trajeron el desayuno a la cama 😀 Vivimos una semana sin prisas pero sin pausa y mi cuerpo y mente me lo agradeció. Pero creo que me acostumbré tan rápido a ese estado de “sin preocupaciones” que volver a la rutina me está costando.

Así que mi post de hoy es de esos de romper el hielo y arrancar de nuevo con el blog, que tengo mil cosas que contar y enseñar y si no me pongo ya, no lo haré nunca.

Así que…

¡Hola primavera!, ¡que sepas que no vas a poder conmigo!.

Vengo para dar guerra y para seguir contando mis historias. Historias como que he coqueteado con la comida saludable probando un smoothie verde que está tan de moda. El primer batido de verduras y fruta que me zampaba y a demás era el mismito que bebe la Preysler, que lo vi en El Hormiguero y al día siguiente ya estaba yo comprando la verdura.

Debo decir que de sabor no estaba malo., aunque hubiera cambiado la manzana verde por un plátano para darle un sabor un poco más dulce y menos ácido. Pero seré sincera y os diré que no me lo pude terminar por la textura. Era como beberme un puré y me estaba dando arcadas (creo que fue porque lo hice con batidora). Pero ¡oye! ya me puedo morir tranquila que por fin he probado un green smoothie. 😉

green-smoothieFoto

La semana pesada me dio por subirme a la báscula. No soy de pesarme, pero me rumiaba que había cogido unos kilitos, nada, yo convencida que uno o dos. Mi sorpresa al poner todo mi peso sobre el cacharrito es que no eran uno o dos. Más bien ¡seis!, ¡¡6 KILOS!! y el verano a la vuelta de la esquina. Así que mi plan de acción ha sido el siguiente:

  • Unirme a Dieta Sana y Ejercicio, abrirme una ficha de “saludable”, escribir mis objetivos para que quede constancia y los lea medio mundo (así hay más presión) y seguir sus retos.
  • Salir a caminar todas las mañanas. Y para ello aprovecho que el cole de Óliver está a 23 minutos de casa andando. Por lo que vamos en coche y yo vuelvo andando. A la hora de recogerle voy andando y volvemos en coche. Un total de 45 minutos. No esta mal ¿verdad?
  • Me uní a un grupo de gente maja, compañeros de trabajo de mi hermana, que se reúnen todos los martes y jueves en la playa para hacer crossfit. Ayer fue mi primer día y morí. Casi me pega un jamacuque y hubo un momento de tirar la toalla…pero ¡NO! mañana vuelvo y que Dios se ampare de mi. Evidentemente hoy sufro unas agujetas que parezco un muñeco de playmobil de como camino.

Foto

De momento este va siendo mi plan para perder esos kilos. Lo de comer más sano no lo llevo bien. Ya veis lo que me ha pasado con el batido de la Preysler. Pero poco a poco lo iré intentando.

Lo que tenía claro, es que debía hacer ejercicio. Tantas horas sentada en el ordenador me han pasado factura. No sólo a mi cuerpo, también a mi mente. Así que más que perder esos kilos, mi principales motivos son sentirme mejor conmigo misma, descargar estrés y eliminar ansiedad.

Feliz miércoles desde Delp, and… YES, I CAN!

PD. El otro día leí estos consejos de como ser un poquito más feliz. A ver si me voy aplicando los que me faltan.

 

4 Comments

  1. Eva abril 15, 2015

    Hola Pat!! Me alegro que estés muy descansadita y con ganas de comerte el mundo 😉 Esto de los batidos verdes es una moda que la verdad yo no me subiré y mira que lo verde me tira, y en todos los sentidos..jeje.
    Si quieres de verdad coger impulso por la mañana y reforzar tu sistema inmunológico prueba con un vaso de agua tibia, un poco de limón exprimido y una cucharadita de bicarbonato. Tiene un efecto alcalinizante en el organismo, es decir, desintoxica y ayuda a adelgazar. Tómalo en ayunas y dejas pasar unos 20 minutos antes de desayunar, más que nada para potenciar todo su efecto. Además sabe mejor que los batidos verdes, un besazo!!

    Responder
    • Pat abril 15, 2015

      ¡Hola Eva! Gracias por tu consejo. La verdad es que llevo varios meses bebiendo el agua tibia con limón (sin bicabornato) y la verdad es que bien. Bueno, no he notado nada en especial pero lo sigo haciendo.
      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí 🙂

      Responder
  2. Cati Moreno abril 15, 2015

    Pat, yo estoy como tu, en guerra con esos kilos de más! Lo de la comida sana tampoco es mi fuerte, lo que tengo que hacer es moverme que me paso el día sentada! Desde octubre que hice la carrera de 10km no he vuelto a ponerme las zapatillas. Seguro que lo conseguimos! Ánimo
    Un beso!

    Responder
  3. Alicia abril 16, 2015

    Yo al revés, hago deporte para sacar algo de músculo y para nada adelgazar aunque el vientre plano,ese que no hay manera de que baje, no estaría nada mal.
    Has estado genial en el CrossFit porque pensé que morirías en el intento, pero tu fuerza de voluntad puede mas que eso!! Enhorabuena!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *