Ya me lo decían mis amigas cuando, llena de felicidad, les enseñaba mi casa nueva. Ya me avisaron que 110m2 eran demasiados para limpiar. Que tres habitaciones eran muchas y que el salón era grandioso con sus grandiosos ventanales.
Pero yo, pensando que esos comentarios procedían de la más pura envidia, seguí adelante con la compra de mi piso de 110m2 con terraza (pequeña pero suficiente para coger mierda).
Así que ahora sufro por limpiar tanto m2, tanta habitación, que para lo único que nos han servido ha sido para acumular trastos inservibles, y de los ventanales del salón prefiero no hablar.
La verdad es que no puedo, me supera, sólo de pensar que para limpiar esa casa necesito una semana… me entran los mil males, los mil agobios y me auto-nomino y me auto-expulso de la casa. Y termino dando la vuelta a la manzana para tranquilizarme y haciendo números para saber si me puedo permitir una señora de la limpieza.
La respuesta es siempre NO 🙁
feliz día, o lo que queda de el.
xxx