Cuando creí que el glamour se había esfumado

Que no cunda el pánico con el título que ya sabes que yo antes muerta que sencilla. Pero hay momentos en que me miro y grito pienso ¿¡QUÉ ME ESTÁ PASANDO!?.

Hoy te quiero contar o me quiero auto convencer que hay momentos que son pasajeros y por eso mejor cogerlos con humor e ironía. Que también es verdad que nunca sabes donde te llevará la vida, o donde harás que te lleve por algunas circunstancias. Pero si algo sé es reírme de misma y contar con humor en las circunstancias en las que me encuentro. Pues de repente estoy posando para una foto con la regidora de turismo, como limpiando un casoplon de pueblo de esos que una sueña tener como retiro espiritual. Que me paso una mañana en Fibonacci con mi macbook escribiendo mi primera newsletter a lo Carrie Bradshaw como dando salfumán a baños ajenos. O desesperada diseñando un panel de tareas para Óliver porque se me terminaron los recursos para hacerle entender que los dientes se lavan tres veces al día y que después de la ducha hay que recoger el baño. También hay veces que, como presidenta, dirijo (o lo intento) las reuniones de la asociación de padres del colegio o visito al director del centro para temas varios. Y dos veces por semana me pongo alguna playlist de Spotify para limpiar la escalera de la finca. Hay veces que todo eso coincide en una misma semana… y es entonces cuando rezo varios padresnuestros y me pregunto qué he hecho yo para merecerme esto.

A veces pienso que he perdido mi identidad… pero así está siendo mi vida últimamente… un poco todo patas arriba y en ocasiones incoherente. Con callos en la palmas de las manos de darle mucho al mocho, pero ¡no te alarmes! que eso con una cremita de Deliplus se termina curando.

Además estas jornadas intensivas de hago de todo y más no durará siempre. Y pronto me verás en la portada de VOGUE como la mujer del año gracias a mis múltiples libros publicados, mis exitosos workshops y a mi belleza interior y exterior. Los callos de las manos habrán desaparecido y aquellos días donde mis compañeros más fieles eran Amoniaco y Cristasol se habrán borrado de mi memoria. Seré una mujer nueva, ¡radiante! y con ganas de comerme el mundo como cuando tenía veinte años.

Un abrazo,pat-gento

6 Comments

  1. Xisca Marzo 29, 2017

    Jajajajajajaj Pat que graciosa…nos pasa un poquito a todas creo yo!

    Responder
    • Pat Marzo 30, 2017

      ¿También has perdido tu identidad Xisca? jajajajja

      Responder
  2. Alicia Marzo 29, 2017

    Jejejje!! Sabes que lo mejor está por llegar…!

    Responder
  3. Paquita Marzo 30, 2017

    Todo tiene su recompensa.

    Responder
    • Pat Marzo 30, 2017

      ¡Eso espero Paquita!
      Un abrazo y gracias por leerme 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *