Diario, Mom

Bienvenido Óliver y perdona que no sepa hablar de amor

Me he dado cuenta de que se me da fatal hablar de amor, sobre todo si se trata de muchísimo amor, de ese que te hace llorar sin más, ese que te mantiene en un nirvana continuo. Llevo horas, días, sentada frente al ordenador intentando explicaros la llegada de Oliver. Empiezo a escribir y lo que os cuento o, como os lo cuento, no me parece suficiente para transmitir todo el amor que he podido sentir estos días.

Continue Reading